Noche oscura bajo las estrellas

Es en las noches más oscuras cuando más protegidos estamos. Déjate amar. Déjate ayudar. No estás solo.

Penaboa

Un día salí a dar un paseo por un monte cerca de donde vivo habitualmente. Necesitaba despejar la mente y resintonizarme conmigo y con el todo, así que escogí un bosque que ya conocía y allá fui. Después de un rato caminando me senté en la hierba de un claro a meditar y conectarme con lo que me rodeaba.

Al poco de haber empezado empecé a oír un estruendo de cencerros. Abrí los ojos y para mi sorpresa me encontré rodeada por decenas de cabras. Digo para mi sorpresa porque yo no me lo esperaba, pero en realidad la extraña allí era yo. Seguro que ellas pasaba por ese claro todos o casi todos los días!

Algunas me miraban y seguían pastando y caminando por mi lado  como si nada, otras seguían directamente a su rollo. Pero una de ellas se me quedó mirando un rato y ya que se había creado la conexión decidí hablar con ella. Pero qué le pregunto? La verdad es que no sabía qué preguntarle, quería saber de ella pero no cómo empezar. Así que escogí algo sencillo, “para ir empezando” pensaba yo. Y le pregunté cuál era su sitio favorito para dormir.

Me mostró al instante un cielo estrellado. La silueta de las montañas se veía dibujada en la noche… Y mi mente humana me decía, algo tienes que estar entendiendo mal porque lo que “tienes” que estar viendo debería de parecerse a un establo…

Afortunadamente la cabrita al instante entendió mi discusión interna y me aclaró por qué estaba viendo las estrellas y no un establo:

Donde más me gusta dormir es fuera porque me siento protegida bajo las estrellas.

Su frase me llegó al corazón, representaba perfectamente la confianza y fe absoluta en el universo, en la vida, en nuestro corazón. A pesar de que nuestra mente nos pueda estar diciendo que una u otra situación nos dejan expuestos al peligro, el corazón está seguro de que no hay peligro, no hay miedo, todo está bien  y el mundo te acompaña.

El mensaje que nos manda en esta ocasión el Penaboa me ha traído a la memoria la historia de la cabrita. Los dos están conectados, nos recuerdan que nunca estamos solos. Por muy oscuro que sea el momento en el vivís, hay millones de estrellas en el firmamento velando por vosotros. Ellas están ayudando, guiando, y dando ese abrazo consolador y protector que tanto necesitamos.

Pero y cómo escuchar el corazón? Cómo perder el miedo?

Sabemos que a veces parece difícil escuchar el corazón. Y ya ni te cuento de perder el miedo! Se trata de un trabajo de desarrollo personal muy (pero que muy) chulo. Y que en realidad es fácil cuando encuentras tu método, ya verás.

Hoy os proponemos este audio de meditación, de la web de Este Instante. Es una meditación preciosa para volver a casa, a las estrellas, para sentir esa compañía que siempre tenemos cerca. Disfrutadlo, vale la pena!

Esperamos que os guste. Si queréis y lo sentís dejad vuestro comentario para compartir vuestra experiencia, vuestras dudas…estamos deseando escucharos!

Y no os olvidéis de aprovechar la próxima noche despejada para salir un rato a mirar las estrellas, darles las gracias y por qué no, pedir un deseo :)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.